sábado, 2 de junio de 2012

A ganar...





Al acercarse una nueva fecha de grandes definiciones y competencias en el fútbol mundial, nacional y local (siempre habran grandes fechas...) podemos analizar que muchos equipos y deportistas han ganado, empatado o perdido (lo cual es lo normal en un partido), el sentimiento que se desprende de cada uno de estos resultados pasados impacta positiva o negativamente el rendimiento. Es muy probable que algunos estaran exageradamente confiados, otros estaran preocupados e incluso estaran odiando el haber cometido gravisimos o minúsculos errores.
Cuando se tiene altas expectativas hacia el desempeño, lo cual implica representar unos colores patrios o una fama y prestigio por alcanzar o por mantener, es posible que sea muy difícil  mantener la compostura, la unidad dentro de la competición, lo cual es la  fuerza que nos empuja a seguir desarrollando nuestras capacidades físicas y técnicas.
Entonces estamos de acuerdo en que algunos atletas que mantienen expectativas muy altas están más propensos a frustrarse y pensar repetidamente en sus errores.
Es posible que se permitan habitar en los errores y golpearse a sí mismo, quitándose la posibilidad de relajarse durante la competencia o de hacer movimientos positivos dentro del  terreno de juego. La espiral descendente de un error conduciendo a otro se vuelve un lugar común, para mal.
Algunos jugadores de fútbol intentaran jugar al “no cometer errores”. Estaran muy preocupados en no desilusionar a sus entrenadores, padres de familia o compañeros de equipo, por lo tanto intentaran a toda costa no cometer un error. Entonces, tratando de evitar los errores, se impedirán asumir riesgos y entraran a jugar " a lo seguro", lo cual a menudo conduce a más errores.
El vivir en la pérdida del último juego y en los errores cometidos, inhibe o disminuye la capacidad del deportista para concentrarse y ejecutar la siguiente jugada. Pensando en la última jugada o en el juego perdido pondrá en peligro su rendimiento.
El objetivo a lograr será reconocer los pensamientos negativos, detenerlos y reemplazarlos por pensamientos positivos, basados en el talento, la preparación realizada y la visualizacion de las jugadas que se quieren alcanzar. Todos estos elementos son denominados La Zona, el cual es un estado que se alcanza permaneciendo en el presente, en el momento de cada jugada y centrando 100% de su concentración en cada pase.
La Compostura es la capacidad de mantenerse ecuánime, teniendo una mente tranquila cuando sean desafiados por accidentes, errores o situaciones fuera de su control.
Porque creen ustedes que el moverse fuera de los errores es más fácil decirlo que hacerlo? Bueno, probablemente al haber llegado a competir a un nivel importante en el fútbol o en cualquier otro deporte, significa que Usted se ha ​​empujando a sus límites, ha trabajando duro y el deseo de un mejor desempeño y mejores logros le hacen difícil el aceptar un error o una derrota, adicionalmente, esta dentro de la naturaleza humana, el rechazar cualquier golpe al ego. Sin embargo, el atravesar  aprendiendo de los contratiempos es indispensable para pasar al siguiente nivel.
Rara vez se verán jugadores profesionales de fútbol detenerse en los errores del pasado o las pérdidas. Su energía se dirige hacia la jugada siguiente. En lugar de perder la confianza después de las derrotas, los mejores jugadores de fútbol usan estas perdidas como una experiencia de aprendizaje y una oportunidad para mejorar y las clasifican dentro del archivo de “desechables, listos para la amnesia”. Llegar a la Zona y volver a ella será dependiente de cómo se manejan los golpes sufridos y absorbidos.  
Cometer errores es parte del fútbol (y de la vida). Pero, ustedes tienen control sobre cuál será su reacción frente a los errores.
Decida, determine, dígase en su mente que los errores son inevitables, que hasta los mas grandes como Messi, Ronaldo, Maradona, Pele, etc. los han cometido y propóngase utilizarlos para convertirse en un mejor atleta.

A ganar, sin pensar en ganar...

No hay comentarios:

Publicar un comentario